FRANCO, padre de la música africana moderna, el más grande de los artistas africanos de todos los tiempos

Músico congoleño, compositor, vocalista y director de la TPOK Jazz, la principal formación del Zaire en el ámbito de la música jazz. Protagonista de más de doscientos discos, padre de la rumba congoleña, es sin duda el artista africano más influyente de las décadas de los sesenta y setenta.
François Luambo Makiadi, más conocido como Franco, nació el 6 de julio de 1938 en Sona Bata, ciudad del Bajo Congo, próxima a Mbanza Ngungu. Hijo primogénito de Emongo Joseph y Mbonga Makiesse, su formación musical fue totalmente autodidacta. La familia se trasladó pronto a Leopoldville, luego Kinshasa, y al morir el padre cuando Franco tenía diez años, fue la madre quien se hizo cargo del sustento familiar como comerciante en el mercado de Wenze. François prestaba ayuda en la medida de sus posibilidades atrayendo a la clientela con una guitarra manufacturada, hecha con una lata y con cuerdas de cable eléctrico.
A los once años entró a formar parte del grupo folk Watam, dirigido por Paul Ebengo Dewayon. En 1953, el belga Bill Alexander llevó la primera guitarra eléctrica a África, concretamente al Congo, y Franco formó en Kinshasa un grupo que quería imitar al Hot Club de París. Así se formó African Jazz a imitación del grupo francés. Ese mismo año, cuando sólo contaba con dieciséis años, François debutó como Luambo François para el sello Loningisa, propiedad de unos comerciantes griegos. Fue entonces cuando su director musical, Bowane, le sugirió que se cambiara el nombre por otro más corto, y así surgió el de Franco. Orientó sus primeros pasos en la línea de Dewayon y Africa Jazz. En 1956 debutó con su propia orquesta en unas sesiones matinales de domingo, con un repertorio que constaba de éxitos latinos del momento que pronto comenzó a mezclar con elementos folclóricos autóctonos. La banda, bautizada con el nombre de OK Jazz, empezó a elaborar temas cada vez más largos y bailables. En 1957 aparecieron varios discos de pizarra para el sello Vichy, pero no reflejaban lo que la Orquesta hacía en directo. Curiosamente, la "leyenda" de Franco, como uno de los mayores artistas africanos de todos los tiempos, comenzó a gestarse a raíz de un percance automovilístico por el que fue encarcelado, al ser recibido a su salida de la cárcel como un auténtico héroe nacional.
En 1960, el Congo alcanzó la independencia, y junto con los aires de libertad llegaron también los del rock and roll. Franco intentó asumirlos y mezclar elementos rock y cha-cha-cha en su música. El resultado tardó en plasmarse, pero cuando se afianzó, dio origen al soukous, el estilo musical más elaborado del África libre. En principio no era más que una rumba con una parte vocal relajada, pero poco a poco esa rumba se alargó y dejó paso a una parte instrumental rápida, llamada seben, donde las guitarras se entrecruzan con adornos endiablados. Cada pieza de soukous podía durar media hora en directo, aunque en formato de LP se reducían a la cara de un disco.
La Guerra Civil del Congo y el asesinato de Lumumba hicieron que la OK Jazz no pudiera volver a grabar en su país y tuviera que trasladarse a Bélgica. El éxito continuó, sin embargo, en ese país. En 1964, Franco hizo su primera gira fuera del Congo, concretamente por Nigeria. Se presentó con una banda de veinte músicos con los que obtuvo un éxito multitudinario. En 1966 participó en el festival de las Artes Africanas, en Senegal. Se había convertido en el número uno indiscutible del Congo, pero entonces le surgió un firme competidor: Orchèstre Révolution, con Kwamy como director. La competencia fue feroz durante el siguiente lustro, hasta que Franco acabó con ella de forma taxativa: fichó a los mejores músicos de la competencia, caso del Fan Fan y tantos más. Decía que su banda era estable, mientras las demás no, y así él podía pagar mejor a los mejores artistas.
En 1969, James Brown actuó en Kinshasa, y Franco pidió a los cantantes de su orquesta que no le perdieran de vista y que le imitaran. La influencia entre ambos artistas fue mutua.
Hacia 1971, justo cuando el Congo pasó a llamarse Zaire, apoyó decididamente la campaña de autenticidad que el presidente Mobutu impuso en el país tras su visita a China, y eso le valió importantes recompensas artísticas. Reconvirtió su nombre de Franco por el completo de L’Okanga La Ndju Pene Luambo Makiadi y emprendió en 1972 sucesivas giras por Zambia, Tanzania, Guinea y Congo Brazaville. Ese mismo año se unió a la banda uno de los mejores guitarristas africanos del momento, Sam Mangwana.
En 1976, Mobutu le nombró oficial de la Orden Nacional del Leopardo. Para entonces su fortuna personal era enorme y sus posesiones abarcaban varias mansiones y una discoteca de tres plantas donde periódicamente invitó a diversos artistas internacionales, como B.B. King, James Brown, Manu Dibango o Hugh Masekela. En 1977 tocó en el Festac de Nigeria, y el año siguiente realizó la primera gira europea. Los dos años siguientes los pasó actuando por toda África y, en 1980, convertido ya en "El Gran Maestro Franco y su Todo Poderosa OK Jazz Orchestra", decidió establecerse en Europa. Su enorme poder le permitió mantener tres orquestas: una estable en Kinshasa, otra de gira por África y una tercera en Europa.
En 1981 se convirtió al islam, y cambió su nombre por el de Aboubakar Sidiki. En 1985 obtuvo un enorme éxito en Europa con el tema "Mario", que le relanzó universalmente. Para celebrar el trigésimo aniversario de su debut, en 1986, incluyó varias vocalistas femeninas en su orquesta y actuó por segunda vez en los Estados Unidos con un éxito apabullante. En 1987 grabó en Bélgica el tema "Attention Na Sida". Se comentó que estaba infectado por el virus, pero, según el parte médico que siguió a su fallecimiento en el hospital belga de Namur, el 12 de octubre de 1989, la muerte se había debido a problemas relacionados con su obesidad (un año antes había tenido que adelgazar drásticamente noventa kilos para poder seguir actuando). Su muerte se convirtió en leyenda: el gobierno zaireño decretó cuatro días de luto nacional y el 17 de octubre fue enterrado en el cementerio de Gombe como un héroe nacional. Franco 2
El legado musical de Franco es monumental: doscientos discos y una enorme pléyade de cantantes, guitarristas o artistas que en algún momento estuvieron en su TPOK Jazz Orquestra y que llevan su impronta. Quizás los más sobresalientes sean Sam Mangwana y Papa Noel, cuyos discos de los noventa Gallo Negro o Haute Tension merecen el calificativo de "sensacionales". De cualquier forma, lo más destacado de Franco fue su capacidad para mezclar la rumba con el cha-cha-cha y el rock and roll para crear el soukous, el gran estilo de baile africano cuya influencia está presente en cualquiera de los artistas de ese continente.

 

En "África Piensa" valoramos su talento y su formación autodidacta, como la mayor parte de los artistas y músicos africanos, su espíritu de superación, su larga trayectoria musical en medio de muchas dificultades y falta de medios de todo tipo, y su influencia en todos los demás músicos africanos.
Discografía seleccionada
- Originalité, 1987 (Retro Afric: grabaciones de 1956-59).
- Authenticité, 1962 (Sonodisc).
- Mario, 1985 (Choc).
- Attention Na Sida, 1987 (African Sun Music).
- Ekaba kaba, 1987 (Celluloid).
- For Ever, con Sam Mangwana, 1989 (Syllart).
Fuente: José Miguel López Ruiz, mcn.biografías.com

Autor: Faustino Esono NGUEMA NKARA

Foto 1 
Foto 2  

 

No hay comentarios.

Agregar comentario