JOSEPH MALULA, Cardenal Arzobispo de Kinshasa, pionero de la africanización de la Iglesia en el continente y uno de los fundadores de la Teología africana.

"Ayer los misioneros extranjeros cristianizaron África, hoy los propios africanos tienen que africanizar el cristianismo."

Joseph-Albert Malula nació el 17 de mayo de 1917 en Leopoldville, en el Congo Belga. Quinto de una familia católica de ocho hijos, Joseph asistió a la escuela primaria de Santa Ana, entonces dirigida por el Padre Rafael de Kethulle, que tendrá una influencia decisiva en su futuro. Elegido por él como estudiante dotado, Joseph fue enviado en 1930 al seminario menor Mbata Kiela, en Bas-Congo, una de las escuelas de prestigio de la época. Allí comienza su iniciación a la vida espiritual y muestra su gusto por el estudio, la lectura y la música. Pronto destaca como un estudiante muy brillante, especialmente en matemáticas, latín, francés e iniciación filosófica.

Como resultado, en 1934, de la constitución del nuevo vicariato apostólico de Mayombe y su separación de la Vicaría de Leopoldville, Malula pasa al seminario de Bolongo, en el norte del Congo. Allí descubre su vocación.

El joven de veinte años inicia en 1937 los estudios post-secundarios en el seminario mayor de Cristo Rey de Kabwe. Estudió tres años de filosofía y cinco de teología. Los estudios filosóficos y teológicos, sin duda, dejaron una huella indeleble en Malula. Fue durante estos años cuando empezó a hacer preguntas tan fundamentales como la relación entre la Iglesia y la vida de un pueblo, el papel del sacerdote en la vida de un pueblo o el papel del colonialismo.

Durante su formación, desarrolló el gusto por la lectura de los escritos de los padres de la iglesia, especialmente de san Agustín y  san Cipriano. Después de Pascal, descubrió con entusiasmo los grandes filósofos modernos. Pero el encuentro decisivo será la obra de Santo Tomás de Aquino, donde descubrió el rigor y el espíritu del método. Se aplicará posteriormente el mismo rigor. Aprendió pronto a desarrollar un fuerte sentido de análisis crítico. En 1944, Joseph completó sus estudios teológicos.

Malula fue ordenado sacerdote por el obispo Georges Seis, CICM, el 9 de junio de 1946, en el Stade Reine Astrid. A continuación, reanudó la enseñanza en el seminario menor, y trabajó como vicario y párroco en varias parroquias en Leopoldville. En 1953, visitó Argelia, Túnez, Malta, Roma, y Bélgica.

Los primeros años de ministerio

Después de su ordenación, fue profesor en el seminario menor de Bokoro y vicario en la parroquia de San Pedro.  Fue el primer sacerdote indígena de la parroquia Cristo rey de Kinshasa. El vigor en la predicación, su elocuencia, su celo apostólico, su capacidad de gobierno, la visión de la Iglesia y el sentido del trabajo en equipo, le proporcionan una confianza sin reservas en su obispo, Mons Scalais.

Durante esos primeros años, coincidiendo con la aparición de la ola de descolonización, Malula se convierte en Leopoldville en uno de los referentes del pensamiento en la sociedad. Su reflexión se centra en dos consideraciones fundamentales: el desarraigo cultural, producto de la situación colonial y la necesidad de disntanciarse la Iglesia misionera del régimen colonial.

La independencia del Congo y el conflicto Iglesia-Estado

El 18 de julio de 1959, Malula fue nombrado obispo auxiliar de Leopoldville y Obispo titular de Attanasus por el Papa Juan XXIII. Recibió su consagración episcopal el siguiente 20 de septiembre. Malula asistió al Concilio Vaticano II (1962-65), durante el cual fue nombrado Arzobispo de Leopoldville el 7 de julio de 1964. El nombre de la archidiócesis fue cambiado posteriormente a Kinshasa el 30 de mayo 1966.

El Papa Pablo VI lo creó cardenal en el consistorio del 28 de abril de 1969. Fue el primer cardenal de Zaire.

Cardenal Malula 2

Malula fue uno de los cardenales electores que participaron en los cónclaves de agosto y de octubre de 1978, que eligieron a los Papas Juan Pablo I y Juan Pablo II, respectivamente.

Antes de que comenzara el cónclave de octubre, habló de la pompa del Vaticano diciendo:

 "Todo lo que es parafernalia imperial, todo lo que es aislamiento al papa, todo lo que es lejanía medieval, toda la herencia que hace que los europeos piensen que la Iglesia sólo es occidental, toda la hermeticidad que no pueden entender los países pequeños como el mío, debe cambiar. Las iglesias pobres y humildes quieren algo diferente; quieren simplicidad, quieren a Jesucristo."

En 1965, cuando el general Mobutu tomó el poder, Malula lo vio como algo positivo, porque creía que podía trabajar con el nuevo régimen. De hecho, al principio de su mandato, el general Mobutu demostró cualidades necesarias para dirigir a la nación congoleña, poniendo fin a varias guerras de secesión y el caos político en el país. Su doctrina de la vuelta a la autenticidad movilizó a los congoleños, porque para ellos era una manera de afirmar su identidad ante el mundo.

Las ideas del general coincidieron con las de Malula. De hecho, el cardenal Malula defendía una africanización del catolicismo romano. Abogó por el proyecto de una "iglesia católica congoleña en la nación congoleña." En realidad, quería Malula cierta autonomía del catolicismo congoleño frente a Roma y sobre todo la iglesia misionera belga.

Como era de esperar, esto no gustó ni a Roma ni a las diferentes instituciones misioneras belgas. Hubo sospechas de tendencias cismáticas en la voluntad del arzobispo de Kinshasa.

La relación con el presidente Mobutu comenzó a enfriarse cuando se publicó en 1967 el "Manifiesto N'Sele," la carta del partido único en el país. El partido fue llamado "Movimiento Popular de la Revolución" (MPR) y su doctrina era Mobutu, el nombre de su fundador. Mobutu, presidente fundador de la TPM, era cada vez más prepotente y gozaba de todos los poderes. La Constitución de 1967, aprobada por una especie de referéndum, declaró: "Y además de esto [el presidente] concentra en sus manos todos los poderes, no es necesario tomar ciertas decisiones en su Consejo de Ministros y puede firmar por sí sola todas sus acciones". Fue el comienzo de la destrucción social, económica y política del país.

Frente a todo esto, las autoridades católicas fueron los primeros en denunciar la laxitud y la injusticia social del régimen. El 4 de enero de 1969, durante una celebración religiosa con motivo de la conmemoración de los mártires de la independencia, el cardenal Malula criticó, en su homilía, la falta de justicia distributiva en la política social del régimen de Mobutu.

El 12 de junio de 1969, las autoridades políticas decidieron que el "Manifiesto N'Sele" se enseñase en todas las escuelas. Esta decisión encontró resistencia por parte de las autoridades eclesiásticas que vieron en él una politización del sistema educativo. El proyecto fracasó.

El 30 de julio, tras una manifestación de estudiantes de la Universidad Católica Lovanium, MPR politburó decidió la disolución de todas las asociaciones de jóvenes en favor de la juventud del Movimiento Popular de la Revolución (JMPR). Y todas las organizaciones de jóvenes dentro de la Iglesia Católica fueron totalmente prohibidas. En febrero de 1971 Mobutu promulgó una ley que prohíbe el uso de nombres occidentales que tuvieron que ser reemplazados con nombres "auténticamente africanos". Mobutu, cuyo nombre era Joseph-Desire, se  convirtió en Sese Seko Kuku wa Gbendu Zabanga, cuyo significado es extraño "el gallo que no deja gallina joven intacta."

En septiembre de 1971, el gobierno ordenó la nacionalización de la Universidad Católica de Kinshasa Lovanium y la Universidad Libre del Congo, una universidad protestante en Kisangani. Esta nacionalización fue acompañada de una fusión de las dos universidades con la Universidad Estatal de Lubumbashi, que dio una nueva estructura académica llamada "Universidad Nacional de Zaire" (UNAZA). La nacionalización de la Universidad Católica fue el clímax del enfrentamiento entre el régimen y la autoridad eclesiástica.

Algunos obispos se mostraron cautos y reservados. El cardenal Malula criticó abiertamente el régimen de Mobutu.

La crisis entre las autoridades católicas y el régimen de Mobutu estaba en su apogeo. Sin embargo, Mobutu, consciente del poder de la Iglesia católica en el país, repetía en varios de sus discursos: "No estoy en contra de la Iglesia Católica, estoy en contra de la persona de Malula". Su propósito era probablemente tranquilizar a los fieles católicos y a la opinión internacional.

En una misa en 1970, en la que el presidente Mobutu estaba presente, el cardenal afirmó que la clase dominante de Zaire iba enriqueciéndose y haciendo caso omiso a la miseria del pueblo.

Malula se convirtió en el objetivo principal del régimen. Fue agredido brutalmente antes de ser despojado de su residencia, que se convirtió en la sede de la JMPR. En 1972 se exilió en Bélgica. Durante su ausencia, una campaña de radio lo llamó "el mal cardenal" y "el camaleón".

Regresó del exilio gracias a la intervención personal del papa Pablo VI y dedicó sus energías a la africanización de la iglesia.

Cuando regresó, se concentró en dos proyectos: la creación de una liturgia verdadera y la celebración de un Consejo Africano para establecer las directrices para el catolicismo en el continente.

Malula Murió el 14 de junio de 1989, en un hospital de Lovaina, Bélgica, a los 71 años de edad, y está enterrado en la Catedral de Notre Dame de Kinshasa, República Democrática del Congo.

Sínodo 2

Desarrolló una liturgia africana, el “rito zaireño o congoleño”, aprobado por Roma, que usa el lenguaje popular, el Lingala. Es el último rito latino aprobado por la Santa Sede, el 30 de abril de 1988, mediante el decreto “Zairensium Regionum”, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. En este rito, la participación del pueblo se expresa principalmente mediante la danza; otra particularidad es la invocación de los santos y de los ancestros; además, cada lector recibe una bendición del sacerdote antes de ir a leer. La petición de perdón viene tras la lectura del evangelio (porque nos damos cuenta de lo lejos que estamos de sus exigencias), el signo de la paz se da tras la homilía… y alguna otra parte tiene un orden distinto al del rito romano. La asamblea escucha el evangelio sentada, porque en la cultura local esa es la posición corporal que se adopta para prestar atención con respeto a un mensaje importante.

Pronunció una frase que se hizo célebre: "Ayer los misioneros extranjeros cristianizaron África, hoy los propios africanos tienen que africanizar el cristianismo."

Fue uno de los cardenales más importantes de la historia moderna de la Iglesia Católica en África Negra. Era un hombre de gran fe y un humanista con una alta cultura literaria. Contribuyó al restablecimiento del diálogo entre la dimensión universal y local de la Iglesia Católica.

Sínodo africano 1

Fue pionero de la africanización de la Iglesia en el continente. Promovió la celebración de un sínodo africano para enfrentar y resolver el problema del cristianismo y la identidad africana. El primer sínodo continental se celebró en Roma en 1994. El cardenal Malula es considerado uno de los fundadores de la Teología africana.

"África Piensa" destaca la talla intelectual y teológica de este gran cardenal, su celo pastoral, su trabajo por inculturizar la fe católica en África, su valor para enfrentarse a los poderes de su tiempo, etc. Su obra nos es totalmente desconocida. Creo que nos vendría bien a los sacerdotes y pastores africanos interesarnos por la vida y obra de estos grandes pastores y teólogos que tuvo África en épocas pasadas.

Fuente: Dictionnaire Biographique des Chrétiens d’Afrique

Autor: Faustino Esono NGUEMA NKARA

Foto de portada

Foto 1

Foto 2

Foto 3

1 Respuesta

  1. La lectura de la vida y obras del Cardenal Joseph Albert Malula no solo es recomendable para los sacerdotes y pastores africanos, yo diría que al africano en general, pues la falta de referentes (por desconocimiento), muchas veces hace tambalear nuestras convicciones y nuestra fé. Me entristeció y a la vez me animó al leer pausadamente la breve biografía del Cardenal Joseph-Albert Malula, que guarda un gran paralelismo con quien fue para los guineo-ecuatorianos, nuestro primer Arzobispo nativo Monseñor Rafaél -María Nzé Abuy. Gracias a Africa Piensa por ayudarnos a ir levantándonos de nuestro letargo. Alejandro Ndjoli M.

Agregar comentario