Omer Freixa: africólogo

Omer Freixa Es un historiador argentino, experto en África. Es profesor y licenciado en historia por la Universidad de Buenos Aires (UBA), y Magíster en Diversidad Cultural con especialización en estudios afroamericanos (Universidad Nacional de Tres de Febrero -UNTREF-).

Es docente titular de historia americana y argentina en el profesorado del Consejo Superior de Educación Católica (CONSUDEC) y profesor en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), en el Departamento de Historia, cátedra de estudios de África y Asia.

También es docente en el posgrado en diversidad cultural de la UNTREF, y divulgador para varios sitios web especializados en África, como África no es un país, blog del diario El País (Madrid), Afribuku, Fundación Sur y otros.

Colabora académicamente en la Revista Identidades (Plataforma de Integración Cubana) y la publicación digital argentina Huellas de la Historia. También es coleccionista numismático y divulgador, y columnista de opinión en el diario Infobae (Argentina) y El Economista América.

EL REPARTO DE ÁFRICA, SIN AFRICANOS

“Resulta irónico que las fronteras actuales de África hayan cambiado bastante poco desde su imposición, si se considera que éstas fueron decididas en tiempo récord de tres meses y, lo más anecdótico, sin haber participado siquiera un africano en su delimitación.

El 15 de noviembre se cumplieron 130 años desde que, frívolamente, representantes de 14 Estados (en su mayoría, europeos) decidieran la suerte del continente africano en la denominada Conferencia de Berlín. De modo que en una confortable y espaciosa sala de reuniones de la residencia oficial del canciller alemán Otto Von Bismarck, ubicada en la calle Wilhelmstrasse, un grupo de caballeros decidió la suerte y las fronteras de un continente de algo más de 30 millones de kilómetros cuadrados, casi del tamaño de la suma de todos los países participantes en el evento. Ningún soberano africano fue invitado al mismo. No fue una falla: para la época, los pueblos no europeos tenían el derecho a guardar el más disciplinado silencio, siendo considerados los africanos como niños en el marco del derecho europeo. Si en 1879 el 90% del continente estuvo gobernado por africanos, en 1900, salvo una diminuta fracción, se encontraba bajo la órbita de unas pocas metrópolis europeas.africa-colonial

Los pasos de la ocupación colonial europea en el continente africano comenzaron antes de la Conferencia que el 26 de febrero de 1885 dio por concluida sus sesiones e impuso las fronteras africanas actuales. Se evidenciaba desde hacía tiempo la rivalidad anglo-francesa, entre otras europeas. Poco antes los ingleses ocuparon Egipto (1882) como respuesta a la ocupación francesa de Senegal (1879) y Túnez (1881). Pero la constante es que hasta el momento la presencia europea en África era marginal y se remitía a enclaves costeros o a ciertas zonas de ocupación blanca, como la citada Argelia o la actual Sudáfrica. Era fácil hasta comienzos del siglo XIX recoger las riquezas del continente sin necesidad de adentrarse puesto que los esclavos fueron capturados durante siglos casi siempre por otros africanos. Sin embargo, con la Revolución Industrial, todo comenzó a cambiar. El empuje de un nuevo mundo en transformación llevó a la consumación voraz de la independencia de millones, los no europeos”.

Fuente: Omer Freixa, blog África no es un país, El País, 26-11-2014

Foto de portada

Foto 1

 

No hay comentarios.

Agregar comentario